martes, 26 de marzo de 2013

Glaciar dentro de mí

Si no tengo ese calor ya no me cabe la angustia en el pecho, pero tampoco puede salir...
Se expande como agua y se dilata como hielo,
hasta congelarme el alma...
Y no hay nada que derrita lo que llevo dentro.
Y no hay nada que deje fluir estos sentimientos,
que así quietos, me convierten en glaciar.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Pondré más bajo el fondo.

Y con las letras que no me escribes
se formarán precipicios de ilusiones,
que perdidas en la nada... caerán.

Y caerán hasta que cansadas de vivir de ellas mismas,
encuentren mi fondo...
pero hoy, he decidido ponerlo más lejos,
bajar mi fondo unos metros,
porque hoy, amor,
no será el día en que toque fondo.

Siempre, amor, 
por ti lo pondré más bajo,
quiera o no.

Porque la vida de las ilusiones
es tan larga como el olvido,
Y hoy, amor,
sigo no solo no olvidándote,
si no que hoy, amor,
sigues siendo mi ilusión,

Aunque esté triste,
y cayéndose en picado.

Segundos planos

De poco sirve recordar una puesta de sol si es lo único que recuerdo de esa tarde; yo prefiero pensar en el brillo reflejado en tu pelo, o en la brisa que pasa a segundo plano trayéndome tu olor.
Tal vez podría usar la excusa de mirarte a los ojos para verla reflejada, y aún así también quedaría en segundo plano.
Con algunas palabras dulces, compararía su belleza con la tuya, y si me apuras, cuando viniera la oscuridad inventaría más excusas para explorarte con los sentidos que me queden, e incluso sentidos que no existan.


Como ves tengo ingenio y ganas de que la puesta de sol no sea lo más importante, y así pasaría cada día,
porque lo importante no es el momento en que todo va quedando oscuro...si no el momento en que despiertes y hasta el mejor amanecer también pase a ser un simple segundo plano.

Hablando de puertas, pirañas, oportunidades, o llámalo X.


Créeme que por ti
cerraría puertas con mil candados
 y tiraría las llaves de cebo
a cualquier río lleno de pirañas
que con sus dientes las destrozaran.

Si no las cierro…
 Es porque quiero que seas tú
quien me regale candados
y me abra su puerta,
y créeme que esta vez
no se trata de una puerta que se abre
entre "unas piernas más".

Que tu puerta vale más 
de lo que esas pirañas puedan tragar
y ésta quiero que quede abierta por siempre. 

martes, 19 de marzo de 2013

Ojalá se ahoguen

Y pensar que habrá gente bailando
bajo esta lluvia de lágrimas
que nos caen por ésta maldita impotencia...

Silencio.

Y aquí a solas le confesaré a nadie que me da miedo el silencio.
Ese silencio que construye kilómetros,
ese silencio que hace eternos los días,
ese silencio monstruoso que da paso a los gritos más odiosos de mi mente.

Y aquí a solas le confesaré a nadie que me da más miedo el silencio
que cualquier grito de rabia.
Ese silencio que me recuerda que ya no hay nadie,
ese silencio que me trae susúrros de olvido,
ese silencio que aprisiona el pecho.

Y aquí a solas le confesaré a nadie que me da miedo el silencio,
porque en silencio no hablas
y no sé qué estás pensando,
y no sé si estás olvidando,
y no sé si sabes que "nadie" eres tú.